CGT considera una inmoralidad justificar la desaceleración económica por causas meteorológicas y monetarias

La Confederación General del Trabajo (CGT), tras analizar la encuesta de Población Activa correspondiente al primer trimestre de 2018, considera que estos datos demuestran, una vez más, la realidad a la que está sometida la Clase Trabajadora: más paro, menos empleos y salarios y condiciones de trabajo más precarizadas.

La organización anarcosindicalista señala como máximos culpables a los economistas del “régimen” y a la clase política, encargada de desarrollar la legislación contraria al interés general, como las Reformas Laborales, la de las Pensiones o la Ley Mordaza.

En este sentido, CGT también ha calificado de vergonzosa la actitud de los abanderados de la clase empresarial cuando explican la desaceleración económica en términos meteorológicos y monetarios, alegando que las lluvias y el mal tiempo ha mantenido a la gente en sus casas y como consecuencia se ha consumido menos.

CGT manifiesta que la clase política ha permitido al empresariado decidir sobre miles y miles de trabajadores y trabajadoras, dictando “sentencias de terror” y obligando a muchas personas a ganarse la vida en condiciones indignas y miserables.

CGT continúa realizando un llamamiento a toda la sociedad para salir a la calle en protesta contra las condiciones a las que obligan a las trabajadoras y trabajadores a buscarse la vida y recuerda que la lucha sigue siendo el único camino para conseguir revertir este sistema.