Cómo aprovechar bien el espacio y el dinero dentro de un lugar de trabajo

Te damos una serie de consejos y astucias para gestionar el espacio de trabajo en una oficina o en casa para ahorrar algo de dinero y el espacio.

Ya sea en casa o en el trabajo, el despacho, o el lugar de trabajo suele ser uno de los lugares más importantes del lugar, pues es ahí donde se llevan a cabo tareas de intelecto que requieren concentración y eficacia. Para alcanzar un buen clima de concentración, se necesita trabajar en un lugar adaptado a ello y que presente condiciones que la induzcan con facilidad. Venimos a decirte cómo ha de ser un lugar de trabajo, ya sea temporal o no, y a darte una serie de consejos para ahorrar algo de dinero y gestionar el espacio.

Busca la practicidad para mejorar la productividad
Si hay un punto que debes tener en mente, es que un lugar de trabajo ha de ser práctico. Ello significa que es necesario que cada trabajador tenga un espacio propio, delimitado y con suficiente harmonía como para desenvolverse y hacer su trabajo.

En el ejemplo de poseer una empresa, y tener varios trabajadores, debes encontrar el modo de organizar la oficina como para que todos los efectivos puedan llevar a cabo sus tareas sin entorpecer la de los demás. Por ende, te recomendamos dividir el espacio en pequeñas zonas destinadas a un trabajo. Existen, por ejemplo, mamparas para oficina que podrían hacer tal labor al crear separaciones para poder disponer de salas de reunión, de espera, de fotocopias, despachos, etc. Hay varios tipos de mampara, desde el vidrio transparente, hasta otros con motivos, o los de doble capa que simulan paredes. Será muy sencillo poder, entonces, aumentar la productividad al tener espacios dedicados a tareas específicas: el orden hará que todos sepan cuál es su cometido y dónde ejecutarlo. Así no habrá movimiento por todas partes y gente perdida. Puede ser, además, una buena forma de disponer de salas sin tener que recurrir a un servicio de construcción que tenga que colocar paredes y demás parafernalia; y será, claro está, mucho más económico. Piensa también que se trata de un elemento que se puede cambiar más tarde de sitio, e incluso quitar sin problemas; por lo que será posible si es preciso remodelar toda la oficina.

Por otro lado, no subestimes el poder de los armarios empotrados. Piensa que tener estanterías o armarios tradicionales para archivar y clasificar te hará perder mucho espacio. Existen ahora armarios empotrados con puertas correderas muy útiles que harán que ganes metros de espacio y te evitará restarle atractivo al aspecto estético de la oficina.

Por consiguiente, olvídate de colocar escritorios idénticos si el lugar no tiene las dimensiones correctas para ello. Por lo general, las oficinas suelen tener forma de piso, por lo que no será posible poner el mismo escritorio para todo el mundo. Ten en cuenta que existen escritorios rectangulares, en ele o en semicírculo. Lo que te recomendamos es elegir el mismo modelo pero con diferentes formas, para que cada escritorio encaje en el espacio destinado y así ahorrar un máximo de espacio. En caso de crear una recepción, no olvides que la barra para el cliente no tiene por qué ser demasiado ancha, con que quepa el largo de una hoja A4 servirá.

Pequeños elementos que facilitarán el dinamismo y darán mejor imagen
Es esencial que en el lugar de trabajo dispongas de ciertos elementos que puedan hacer el trabajo más sencillo y ameno. Nos referimos, por ejemplo, a colocar unos distribuidores de agua, unos gadgets que dan agua fría o caliente que deberías colocar estratégicamente en el lugar de trabajo. Procura que no se encuentren en mitad de un pasillo, pues podría convertirse en un lugar de descanso para algunos; y que estén distanciados unos de otros. Será idóneo para tus trabajadores, y para los clientes.

En cuanto a las fotocopiadoras o demás elementos electrónicos del mismo tipo, lo importante es que sean buenas máquinas, que trabajen rápido, y que estén situadas en lugares clave: ni en rincones, ni en medio; más bien en zonas espaciadas que permitan movimiento. Y, si es posible, que se encuentren cerca de mesas o escritorios.

Además, no olvides que la decoración toma un papel importante en una oficina, pues puede llegar a ser la cara de la empresa al recibir a clientes. Las plantas son muy importantes, pues aligeran la tensión del aire al liberar oxígeno y rompen el color blanco del lugar al darle toques de verde. Por lo general, no suelen ocupar mucho espacio; y te recomendamos priorizar las plantas de larga vida para que su compra suponga un ahorro de dinero a largo plazo.