Consejos a la hora de decorar tu salón

El salón de una casa constituye en la mayoría de las ocasiones el centro de la vida del hogar, el lugar donde nos relajamos y relacionamos en familia, con tu pareja, con amigos o en la intimidad acompañados de una buena lectura o nuestra serie favorita.

Reformar o decorar este espacio puede resultar, al margen de un gran reto, un gran desembolso de dinero. Por lo tanto si queremos evitar el andarnos por las ramas y hacer gastos innecesarios deberemos de realizar una reflexión o estudio previo que nos ayude a la hora de seleccionar los elementos que sean necesarios, de nuestro agrado y de la calidad adecuada. Este último punto, como veremos a continuación, es vital sobre todo en algunos elementos como el sofá ya que el uso que recibe necesita de unos ciertos estándares de calidad mínimos y si no queremos estar gastando de más en ir cambiando este mueble a menudo deberemos de centrarnos en buscar, por ejemplo, opiniones paulangelo italia para conocer las ventajas que suponen los diferentes materiales de calidad que nos aportan los sofás italianos y elegir el que vaya más acorde con nuestras necesidades, presupuesto y espacio.

Por lo tanto si queremos ahorrar en detalles innecesarios y reformar nuestro salón de la forma más eficiente posible deberemos de tener en cuenta los puntos que a continuación describimos.

Ten en cuenta el uso que le darás al salón a la hora de decorar:

Parece algo lógico, pero la decoración de nuestro salón va a tener mucho que ver con las características de nuestra unidad familiar (si vivimos solos, en pareja, en familia o con compañeros de piso) y con el uso que solamos dar a este espacio de la casa.

Si no vamos a darle mucho uso a lo mejor nos conviene apostar algo más por el diseño, si en cambio vamos a darle un uso diario es mejor que nos fijemos más en la calidad y aguante de los materiales, más aún si convives con niños. Además en aquellas casas donde hayan niños o mascotas es preferible que nos decantemos por materiales que sean fáciles de limpiar, tanto en el sofá como en el suelo.

También es importante diferenciar entre el salón de un hogar y un salón ubicado en una oficina o sala de espera ya que en estos últimos supuestos te recompensa invertir en mobiliario que te aporte calidad y a la vez diseño acorde con la imagen que quieras dar de tu empresa.

Adquiere un sofá de calidad:

Ya que nuestro hogar constituye el espacio personal que tenemos para relajarnos, reflexionar y disfrutar de nuestra intimidad, debemos de asegurarnos de garantizar este tipo de descanso. Es por ello que este descanso constituye una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu hogar, es decir, debes asegurarte de no escatimar en la calidad de un colchón o un sofá. No es necesario derrochar sin sentido pero sí debemos asegurarnos de estar adquiriendo materiales resistentes y confortables.

Como nos hemos centrado en la decoración del salón vamos a examinar en este punto el elemento sobre el que debería de girar la decoración de este espacio: el sofá.

Una vez hayamos examinado el uso que le vamos a dar a nuestro salón, tendremos también el que vamos a dar a nuestro sofá, marcando este uso el tipo de materiales que vamos a elegir para éste. Es recomendable que sean resistentes y de fácil lavado si el uso es diario y por ello aunque nos decidamos por sofas piel o en tela deberemos de asegurarnos de la calidad de estos y de su garantía y mantenimiento para así conseguir alargar la vida útil de nuestro sofá al máximo y poder así disfrutar de una inversión más que rentable.

El siguiente punto que debemos de tener en cuenta a la hora de elegir el sofá es el espacio del que disponemos, por lo que según el espacio deberemos de decantarnos por un sofá en L (para habitaciones medianas o grandes) o un sofá rinconero o clásico (para las más pequeñas). También según nuestras preferencias y necesidades podremos elegir entre un chaise longe, un sofá ergonómico, uno modular (que nos permitirá llevar a cabo una disposición diferente del salón según tengamos visita o no) o un sofá cama.

Procura usar colores neutros en paredes y suelo:

El uso de los colores es muy importante para conseguir dar mayor amplitud y luminosidad a nuestro salón.

Existen varios trucos según nuestro salón reciba más o menos luminosidad. Lo primero que podemos hacer es elegir un color del suelo de la misma tonalidad que el de la pared, ya que así consigues crear un efecto más acogedor. Si nuestra casa recibe mucha luz vamos a poder utilizar colores claros y si tienen poca podemos pintar con colores algo más intensos para así ganar armonía y calidez.

Te aconsejamos si no quieres estar cambiando muy a menudo, elegir colores neutros que no pasen de moda como los colores blancos, piedra, grises o azulados claros.

Teniendo por tanto los colores elegidos y los elementos más grandes e importantes ubicados (como el sofá, la mesa de té y el mueble del televisor) vamos a poder jugar con pequeños elementos que serán más baratos a la hora de cambiarlos si en algún momento queremos dar un nuevo aire a nuestro salón (cojines, cortinas, alfombra, etc.).