El certificado de defunción, un documento imprescindible para percibir herencias o pensiones

Se trata de un documento oficial que acredita el fallecimiento de una persona. Puede tratarse de un trámite complicado y molesto para algunas personas, por lo que hay servicios independientes que gestionan este certificado tanto en España como en embajadas y consulados españoles de todo el mundo

 

En el certificado de defunción consta el día y la hora de la muerte del fallecido y es emitido por el Registro Civil que corresponda, ayuntamientos, juzgados de paz y embajadas y consulados de España en el extranjero.

El certificado de defunción es un documento muy necesario pues sin él los familiares del fallecido no podrían acceder a su herencia, pedir una pensión o preparar las gestiones del entierro y el funeral. Además, el certificado de defunción también sirve para cancelar una cuenta bancaria, cambiar la titularidad de una propiedad u obtener las últimas voluntades.

 

Por otra parte, cualquier ciudadano puede solicitar el certificado de defunción de una persona si tiene interés en conocer la filiación adoptiva, no matrimonial o desconocida del fallecido, si desea averiguar la rectificación de su sexo, saber las causas de separación, nulidad o divorcio del matrimonio del fallecido o las de suspensión o privación de la patria potestad, quiere cualquier circunstancia reservada que esté incorporada en el expediente del fallecido o saber el contenido de su legajo de abortos. El legajo de abortos contiene información sobre fallecimientos producidos con posterioridad a los seis meses de gestación.

 

El certificado de defunción puede ser solicitado por diversos medios: por Internet, a través de la web del Ministerio de Justicia, personalmente en cualquier Registro Civil o por correo.

 

El certificado de defunción suele ser solicitado por los familiares del fallecido pero, en diversas ocasiones, éstos no tienen tiempo para realizar desplazamientos, llamadas y trámites o encuentran dificultades para entender y rellenar dicha solicitud. En ese caso, la mejor opción es acudir a un servicio profesional independiente que gestione el certificado. Estos servicios evitan a los solicitantes molestas esperas y envían a su domicilio, tanto en territorio español como en el extranjero, el documento.  Otra de las ventajas de estos servicios es que permiten realizar la solicitud las 24 horas y los 365 días del año. Y, si falta algún dato en la solicitud, se ponen en contacto de forma inmediata con el cliente para solucionar cualquier incidencia y presentar de forma correcta la documentación precisa para obtener el certificado.

 

Tipos de certificados de defunción

  • Positivo. Es el que acredita la inscripción del fallecimiento de una persona en el Registro Civil. A su vez, puede dividirse en dos tipos:

  • Extracto, que es un resumen de la información contenida en el Registro Civil sobre el fallecimiento. Este extracto puede ser ordinario, si está expedido en lengua española para comunidades autónomas con el castellano como única lengua oficial, internacional, si es expedido en cualquiera de los idiomas oficiales de los países que ratificaron el Convenio de Viena de 1876, o bilingüe si es expedido en español y en el idioma oficial de la Comunidad Autónoma.

  • Literal, que es una copia exacta de la inscripción de defunción, incluyendo todos los datos.

  • Negativo. Acreditan que el fallecimiento de una persona no está inscrito en ese Registro Civil.

 

Datos que incluye el certificado de defunción

Los datos obligatorios que debe incorporar un certificado de defunción son:

  • Edad del fallecido;

  • Estado civil;

  • Hora, fecha y lugar del fallecimiento;

  • Causas del fallecimiento;

  • Firma del médico.

 

Orígenes del certificado de defunción

Los primeros intentos de crear un modelo de certificado de defunción único internacional datan de principios del siglo XX. En 1925, la Organización de la Salud de la Sociedad de Naciones propuso por primera vez la utilización de un modelo único de certificado de defunción. Un modelo único se hacía necesario para tener un control estadístico de la mortalidad que pudiera compararse entre los diferentes países.

Esta institución comprendió la importancia de un documento unificado que especificara las causas de las muertes para ayudar a la toma de decisiones para el control de enfermedades. Así sería posible diseñar estrategias integrales que ayudaran a combatir epidemias y las enfermedades mortales más prevalentes.

 

El Registro Civil
En las dependencias de los Registros Civiles no se realizan únicamente trámites relacionados con la defunción de las personas: el Registro Civil concentra y deja constancia de todos los hechos relacionados con el estado civil de los ciudadanos, incluyendo nacimientos, matrimonios o nacionalizaciones. También hay otros hechos menos comunes que pueden ser inscritos en un Registro Civil como emancipaciones, modificaciones judiciales de la capacidad de las personas, declaraciones de concurso, quiebra o suspensión de pagos, patria potestad o tutela.

 

En España hay tres tipos de Registros Civiles: los municipales, consulares y el central. El Registro Civil Central, con sede en Madrid, depende de la Dirección General y recibe duplicados de las inscripciones de los registros consulares.