Jaime lissavetzky reivindica la finca de vista alegre para uso y disfrute de los vecinos de madrid

Abrir la Finca de Vista Alegre a los vecinos de Carabanchel. Que las 44 hectáreas de este parque (el cuarto en extensión de la capital), con amplias zonas verdes y edificios inutilizados, puedan ser disfrutadas por los madrileños. Es la reivindicación del portavoz del Grupo Municipal Socialista, Jaime Lissavetzky, que hoy ha visitado este recinto y ha denunciado la “parálisis e inacción” que sufre por parte del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad.

 

Acompañado por los concejales Gabriel Calles, Marcos Sanz y Ana García D’Atri, Lissavetzky ha recorrido la propiedad y ha reclamado el “uso y disfrute” de la misma para un distrito que tiene cerca de 250.000 habitantes “y muchas necesidades”.  Así como para el conjunto de los madrileños.

Cuando el actual portavoz socialista ocupó la Consejería de Cultura de la Comunidad, el Gobierno regional realizó importantes inversiones, como un centro integrado de enseñanza musical y una escuela infantil, puntualizó Lissavetzky. Con la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana de 1997 –el 80% pertenece a la Comunidad y el 20% restante, al Ministerio del Interior–, la quinta fue calificada como “singular”. Esto hacía necesario un Plan Especial para desarrollar cualquier actuación. 

El Ayuntamiento aprobó dicho Plan Director en 2009, que la Comunidad suspendió, en opinión del grupo socialista por las diferencias entre los gobiernos del propio Consistorio y del regional, ambos del PP. “Son muchos años de parálisis, reivindicamos la apertura de la finca, que vuelva el sentido común y si hay algún aspecto técnico no resuelto en ese Plan Especial que se solucione”.

Además, Jaime Lissavetzky ha recordado que Aguirre suscribió un acuerdo con una universidad privada americana en 2011, justo antes de las elecciones, pero “no se ha hecho nada”, otro ejemplo más de esa pasividad. Una cesión que era prácticamente gratuita, en la que el Gobierno regional iba a encargarse de la rehabilitación. La reclamación de los socialistas pasa también porque el PP municipal y el de la Comunidad “se pongan de acuerdo” y pasen a la acción. 

La Finca de Vista Alegre no está considerada Bien de Interés Cultural como  El Retiro, la Casa de Campo o el parque del Oeste, a pesar de su extensión, pero sí tiene Nivel 1 de protección en el PGOUM. Los socialistas han lamentado también el deterioro que sufre el patrimonio que hay dentro de la quinta, que incluye un techado mudéjar en uno de los edificios.