La Policía Nacional desarticula una organización que explotaba sexualmente a menores en una finca de Vélez Málaga

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización que explotaba sexualmente a menores en una finca de Vélez Málaga. En la operación han sido detenidas 11 personas como presuntas responsables de los delitos de corrupción de menores, relativos a la prostitución y pertenencia a grupo organizado.

Las víctimas tenían 16 años y eran captadas por la organización sin que sus padres tuvieran conocimiento de la situación de explotación sexual a la que estaban siendo sometidas. El jefe de la banda portaba en su teléfono móvil fotografías de las menores desnudas y las mostraba a los clientes para que eligieran. Después los miembros de la red recogían a la joven seleccionada en su domicilio y la llevaban hasta el lugar donde eran explotadas.

La investigación se inició en el pasado mes de febrero cuando se tuvo conocimiento de que en una casa, ubicada en un paraje de Vélez Málaga, se podría estar explotando sexualmente a menores de edad. Tras realizar varias pesquisas, los agentes pudieron comprobar que existía una organización dedicada a esta actividad, y que estaba dirigida por un sujeto que se encargaba de captar a las menores para que ejercieran la prostitución en una finca de su propiedad, alejada del casco urbano. Los investigadores también identificaron al resto de miembros de la organización, parte de ellos dedicados a labores de vigilancia para evitar alertar de la presencia policial, y el resto a trasladar a las jóvenes desde su lugar de residencia hasta la vivienda donde realizaban los servicios sexuales. 

Tras hallar suficientes indicios de la comisión de delitos relativos a la prostitución y corrupción de menores, se desarrolló la fase operativa de la operación en la que se procedió a la entrada y registro del inmueble en el que presuntamente eran explotadas sexualmente las menores.  Cuando los agentes accedieron al interior de la vivienda, encontraron a una menor escondida debajo de la cama y comprobaron las pésimas condiciones higiénicas del inmueble. Paralelamente al registro de la vivienda se detuvo a once personas implicadas en los hechos, de edades comprendidas entre los 35 y los 75 años de edad. 

 

Menores a la carta

Los investigadores han constatado que el jefe de la organización portaba en su teléfono móvil fotografías de las menores desnudas y que las mostraba a los posibles clientes para que eligieran a la joven con la que querían mantener relaciones sexuales. Después acordaba con ellos el precio por el servicio, que oscilaba entre los 30 y 40 euros, y uno de los miembros organización se desplazaba hasta las inmediaciones del domicilio de la menor seleccionada para trasladarla a la finca. Una vez cesaban las demandas de los clientes, las víctimas eran conducidas de vuelta a su lugar de residencia sin que sus padres tuvieran conocimiento de la explotación sexual a la que la menor era sometida.

 

“Con la trata, no hay trato. Denúncialo”

La Policía Nacional puso en marcha ayer la mayor campaña de concienciación en redes sociales y medios de comunicación contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Con el claim “Con la trata, no hay trato. Denúncialo”, la Dirección General de la Policía refuerza la segunda fase del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual que arrancó el pasado mes de enero. Siguiendo los objetivos de esta segunda etapa, la Policía Nacional promoverá la inclusión de vídeos y carteles en prensa escrita, radio y televisión que favorezcan la concienciación e implicación social de todos los ciudadanos, y especialmente de los clientes potenciales de estos servicios, contra los delitos cometidos por las redes que trafican con personas para su prostitución. 

Con la puesta en marcha de este plan, la Policía Nacional activó la línea telefónica 900105090 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos.

La investigación, que continúa abierta, ha sido desarrollada conjuntamente por agentes del Grupo III de la UCRIF de Málaga y del Grupo de UCRIF de Vélez-Málaga