La reparación de los tejidos tras una lesión grave podrían hallarse en compuestos que generan oxígeno

El compuesto de un detergente común de ropa se muestra prometedor para preservar el tejido muscular después de una lesión grave. Científicos del Instituto de Medicina Regenerativa del Centro Médico Wake Forest Baptist, en Estados Unidos, esperan que el compuesto que genera oxígeno podría ayudar a salvar y reparar tejidos musculares.


El estudio, probado en roedores, halló que las inyecciones del compuesto de percarbonato de sodio pueden producir suficiente oxígeno para ayudar a preservar el tejido muscular cuando se interrumpe el flujo de la sangre.

Los posibles usos incluyen el tratamiento de amputaciones, lesiones por aplastamiento de accidentes de coche o incluso lesiones sufridas por fuegos en zonas de combate. El compuesto de percarbonato de sodio (SPO) es una combinación de carbonato de sodio y moléculas de peróxido de hidrógeno que, en presencia de agua, se descompone en oxígeno y otras sales. La formulación actual utilizada por los científicos genera oxígeno durante aproximadamente tres horas.

Cuando los músculos no tienen suficiente oxígeno, pierden la capacidad de contraerse y su delicado equilibrio metabólico (homeostasis) se deteriora. Este proyecto mide los efectos de la inyección de los músculos privados de oxígeno con SPO y, en la primera fase, que incluyó estudios de laboratorio de los músculos fuera del cuerpo, comparando tratados y no tratados con SPO, se encontró que SPO fue eficaz en la preservación de la función y la homeostasis en los músculos sin oxígeno.
   
En otra parte del estudio en ratas, se interrumpió el flujo sanguíneo a la pata y se estudió la función muscular en el cuerpo. Los científicos midieron la flexión del pie en respuesta a la estimulación del nervio, lo que provoca la contracción del músculo tibial anterior e, incluso 30 minutos después del comienzo del ejercicio (estimulación muscular), los músculos privados de oxígeno inyectados con SPO mantuvieron el 30 por ciento de la fuerza normal, mientras que en los músculos no tratados con SPO, hubo casi una contracción completa en condiciones idénticas.

Los investigadores señalan que hace falta trabajo adicional para determinar si SPO será eficaz en los músculos más grandes y puede ser dispersado por todo el músculo, así como si es posible aplicar a los seres humanos.