Viajar en el Puente de Diciembre: consejos para disfrutar y ahorrar al mismo tiempo

Aprovecha esos días para relajarte y conocer nuevos lugares.

Miércoles 6 y viernes 8 de diciembre. Este par de días que muchos ya tienen más que fichados para irse de vacaciones componen el más que conocido Puente de Diciembre. Un par de festividades que se conectan para que, a la vez, una gran cantidad de personas aprovechen para desconectar del trajín de un otoño que les ha devuelto a la realidad de la rutina tras un verano de relax y descanso.

Viajar en el Puente de Diciembre parece una pequeña y refrescante visita a un oasis en mitad de la aridez del trabajo; pero organizarlo a destiempo puede suponer todo un infierno que, al final, acabe masacrando a tu cartera y a tus ganas de salir fuera de casa. Hay que saber planificarse, hacerlo con paciencia y pensando que las fechas cada vez están más cerca. No conviene pensar que todavía queda demasiado tiempo, porque al final este se te echa encima y ya no hay vuelta atrás.

Si vas a ponerte ya con ello, lo mejor es que empieces por acercarte a tu ordenador y conectarte a internet. Este dúo tecnológico va a ser tu mayor aliado para encontrar ofertas de vuelos, estancias y, en definitiva, viajes con los que disfrutar de estos días en los que poder descansar prácticamente en el destino que te apetezca. Aprovechando bien las bondades de ambos, puedes tener por seguro que vas a encontrar algo adecuado a lo que quieres y a lo que te puedes permitir.

Para hacer la búsqueda, conviene dividirlo todo en dos grandes apartados: buscar vuelo y buscar hotel. Hay portales que ofrecen packs a precios de ganga, de hecho en la web de Central de Vacaciones puedes encontrar algunos realmente interesantes para este puente; pero también puedes optar por buscar aquí y allá para montar unas vacaciones breves a medida.

Buscar vuelo

El punto de partida para todo esto es elegir entre unas vacaciones en pareja, unas vacaciones en familia o unas en solitario. Evidentemente, elegir entre unas u otras hace que el precio total varíe, y se debe tener muy en cuenta también tanto para las estancias como para, en este caso, el vuelo.

Una vez aclarado ese punto, comienza a conformarse el resto del viaje, y lo siguiente es decidir el destino. Piensa a dónde quieres ir, y si lo tienes muy claro, comienza a ojear chollos y ofertas especiales, y también deja la exigencia con los aeropuertos de salida para otros. Puede que te convenga desplazarte a una ciudad para volar por una diferencia abismal de precio entre billetes.

Lo siguiente es elegir el día adecuado. Muchos, aprovechando el puente, toman el resto de días libres para gozar de una semana entera de descanso. En ese caso, te conviene saber que lo mejor es apostar por el martes o el lunes siempre sale más barato que hacerlo un viernes o un sábado. Además, si las comodidades no te importan, infórmate de las líneas low cost que haya cerca para que el vuelo te salga “tirado” de precio.

Por otro lado, si te da igual a dónde ir todo se vuelve mucho más fácil. Algunos portales de vuelos permiten buscar destinos por precios, y en base a eso tienes la posibilidad de encontrar algo tremendamente barato y que te acabe enamorando.

 

Buscar hotel

Una vez te has hecho ya con tu billete, o tus billetes, para echar a volar, llega el momento de buscar un techo bajo el que dormir y disfrutar de todas las comodidades que se quiera. De nuevo, aquí entran las exigencias y gustos de cada uno. Hay personas a las que les da exactamente igual el tipo de sitio siempre que haya cama y techo, por lo que apuestas como compartir piso o casa con unos anfitriones generosos pueden ser una buena opción. Los que quieran algo más de intimidad también pueden buscar alquileres vacacionales o recurrir a lo más tradicional, un hotel.

Si te decantas por la última opción, seguramente conocerás ya lo que son los comparadores de hoteles. Estos portales te muestran todas las ofertas de estancias en el destino que selecciones para que decidas cuál prefieres. Ajustando filtros por estrellas, precios, tipos de habitación y otros requisitos, se puede acceder a algo completamente hecho a medida.

Otra opción, a veces la más efectiva, es encontrar un alojamiento que te llame la atención en un comparador y luego acudir directamente a la web del hotel. A veces, las comisiones que se añaden por las webs de terceros hacen que, directamente acudiendo a las propuestas del lugar que quieres, te topes con un precio mejor.

Elijas el destino que elijas, y la estancia que más creas adecuada, recuerda siempre buscar opiniones de otros viajeros. Conocer nuevos sitios, encontrar bares o lugares con encanto y no llevarse disgustos con el lugar donde te hospedas son cosas que se pueden conseguir si echas un ojo a lo que otros han vivido anteriormente y compartido en internet.