Las calderas de carbón y gasóleo que se sustituyan en 2020 contarán con subvención municipal

El Ayuntamiento de Madrid ya tiene listas las bases reguladoras para la concesión de 12,5 millones de euros en ayudas para la sustitución de calderas de carbón y gasóleo por instalaciones térmicas y de climatización más eficientes. En esta regulación, que tramita el Área de Medio Ambiente y Movilidad que dirige Borja Carabante, se establece que todas aquellas personas físicas o jurídicas que cambien sus sistemas de carbón o gasóleo por otros menos contaminantes a lo largo del año 2020, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, podrán ser beneficiarios de estas subvenciones. Así, el Gobierno que lidera José Luis Martínez-Almeida trata de impulsar las renovaciones de calderas durante este verano para que, de cara al otoño, ya se hayan retirado algunas de las más contaminantes.

El equipo de Gobierno ha fijado el 31 de diciembre de 2021 como fecha límite para el funcionamiento de las calderas de carbón. A partir de esa fecha se prohibirán, por primera vez en el municipio, a través de la nueva Ordenanza de Calidad del Aire y Sostenibilidad que sustituirá al libro I de la actual Ordenanza General de Protección del Medio Ambiente Urbano. De cara a 2027, se prevé reducir a la mitad las 4.500 calderas de gasóleo que existen en Madrid. Se calcula que todas estas sustituciones podrían llegar a reducir hasta 90 toneladas de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) anuales en la capital. Para alcanzar estos propósitos, la Corporación reservará 50 millones de euros en ayudas entre 2020 y 2023.

La Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 fija como objetivo rebajar las emisiones de óxidos de nitrógeno un 20 % en 2023 para cumplir con la Directiva 2008/50/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008 en materia de calidad del aire. La retirada progresiva de las calderas que utilizan combustible sólido de origen fósil representa una actuación clave para alcanzar esta meta.